Editorial: Escasa ayuda militar española a Ucrania

España es, dentro de los países de la OTAN, uno de los que menos ayuda  militar ha proporcionado a Ucrania en estos seis meses de guerra.

A pesar de que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, se llena la boca con palabras grandilocuentes sobre el apoyo contra la invasión rusa de Ucrania, la necesidad de defender a Europa, y las fotos hechas en la propia Kyiv, lo cierto es que España no ha dado prácticamente nada de ayuda militar a Ucrania para combatir la agresión rusa. Y de ello solo tiene la culpa el gobierno. Tanto por propia convicción como por presiones de sus socios antisistema, extrema izquierda e independentistas de gobierno, Pedro Sánchez nunca ha querido ayudar militarmente a Ucrania. Recuerden que su primera respuesta a dicha solicitud fue No, y que cambió de parecer al día siguiente por presiones de OTAN y la UE, para enviar lanzagranadas C90 y unas cuantas municiones. Después de eso, solo se ha enviado una ambulancia blindada, algo de vestimenta y medios de campaña, y unas muy escasas municiones.

Para salvar la cara se empezó a hablar de la trasferencia de hasta 40 carros de combate Leopard 2A4 almacenados en España, que, finalmente, tras varios meses de dilación, quedó en nada.

Ahora, «Oh sorpresa”, el mismo día que se cumplen seis meses de la invasión, y coincidiendo con la fiesta de la independencia de Ucrania, el gobierno anunció un paquete de ayuda con municiones, sistemas SAM, blindados TOA M-113, y mucho equipamiento de invierno y uniformes. Ello demuestra que, si llega a enviarse todo ello, cosa que ponemos en duda, no era necesario realizar el postureo de hacerlo ese mismo día, cuanto antes se hubiese mandado mejor. El retraso en enviar material militar a Ucrania, el gobierno español lo quiere sacar en réditos políticos con sus socios de gobierno, pero Ucrania lo paga con vidas.

Es francamente lamentable que España, que además ha sido anfitrión de la cumbre de la OTAN este año, sea uno de los países que menos ayude militarmente a Ucrania. Se aducen falta de medios, que es posible, pero la realidad es que hay falta de voluntad de querer hacerlo.

Otros países de la OTAN con muchos menos recursos que España están haciendo ingentes esfuerzos por ayudar a Kyiv. El gobierno español, con su presidente a la cabeza, solo se pone de lado, y eso que, en Ucrania, no solo se está jugando el futuro de dicho país, si no el de toda Europa. FAM