Entrevista a Serhii Pohoreltsev, Embajador de Ucrania en España

Serhiy Pohorelzew fue nombrado Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Ucrania en el Reino de España el 2 de julio de 2020, mediante el Decreto del Presidente de Ucrania 263/2020.

«Desde 2014, para Ucrania, la mayor amenaza proviene de la agresión de Rusia»

FAM¿Cuales son las principales amenazas hoy en día a la seguridad de Ucrania?.

EmbajadorComo cualquier estado soberano, Ucrania afronta toda una gama de amenazas, algunas reales o más potenciales. Unas son de carácter interno, doméstico. Otras tienen una naturaleza externa.

Entre las primeras, como unas cuantas, podría enumerar los retos de la modernización económica, el deterioro del medio ambiente, transformación ecológica y digital, el desgaste de la infraestructura crítica, la lucha contra la corrupción.

Las amenazas externas, tales como la guerra híbrida librada desde 2014 por Rusia contra Ucrania, requieren respuestas más urgentes.

Imagen de satélite de la región de Ucrania y el Mar Negro

Dado el hecho de que el planteamiento de las amenazas principales hoy en día es multifacético, se necesitaría toda una conferencia para analizarlas todas. Por eso voy a limitarme a mencionar aquellas que afectan la seguridad nacional de Ucrania en las esferas de política exterior y de defensa, que supongo, es de mayor interés para sus lectores.

Desde 2014, para Ucrania la mayor amenaza proviene de la agresión de Rusia. Esta guerra híbrida tiene varios componentes: agresión armada convencional, amenaza del uso de fuerza militar, coerción económica, bloqueo de navegación marítima, desinformación masiva e intentos de desestabilización en Ucrania, cyber-terrorismo.

Hasta la fecha el número de víctimas mortales, consecuencia de la agresión armada rusa, asciende a unas 14.000 personas. Entre 1,5 y 2 millones de ucranianos se vieron obligados a abandonar sus hogares y se convirtieron en personas desplazadas.

Rusia proporciona el apoyo bélico, material, financiero y mediático para propagar la guerra contra Ucrania.

Según los datos del Ministerio de Defensa de Ucrania, a finales de marzo y a lo largo de abril de 2021, Rusia, bajo el pretexto de ¨planes de agresión de Ucrania¨, concentró en la frontera con Ucrania y en la, temporalmente ocupada, península de Crimea, una fuerza militar de 110 mil efectivos, 1.300 carros de combate, 3.700 vehículos blindados, 1.300 piezas de artillería, y 380 sistemas lanzacohetes múltiples.

Sólo en la franja ocupada de Donetsk y Lugansk las tropas ascienden a 35.000 efectivos, incluyendo 2.800 militares regulares rusos.

Por otro lado, no debemos menospreciar los esfuerzos económicos rusos en dicha materia ya que la guerra híbrida librada por el régimen de Putin contra Ucrania contiene componentes e instrumentos económicos, energéticos, financieros etc.

Estamos hablando de medios como la presión financiera, el chantaje energético, el bloqueo del tránsito y el transporte, la expulsión de los productores ucranianos de los mercados tradicionales y el descrédito de nuestras empresas en los mercados internacionales. La propaganda rusa presta especial atención a impedir el crecimiento de la inversión extranjera directa en nuestro país proporcionando a nuestros socios una información distorsionada sobre los riesgos y amenazas de corrupción.

Rusia intenta interrumpir el diálogo de Ucrania con las instituciones financieras internacionales, lleva a cabo campañas de información en los países de la UE, imponiendo la opinión sobre la falta de fiabilidad de nuestro sistema de transporte de energía.

Rusia promueve activamente la idea del embargo energético de Ucrania a través de la realización de rutas de gas de circunvalación, la etapa final de la cual debe ser la finalización del proyecto «Nord Stream-2» y el cierre de las rutas de suministro de gas natural desde la Federación de Rusia a través de Ucrania.

El Kremlin sigue convirtiendo Crimea en una base militar de avanzada. El número de efectivos fue casi triplicado del 12.500 en 2014 hasta los 32.500 actuales. 

Hoy en día, este contingente militar está dotado de 410 vehículos blindados, 195 carros de combate, 283 sistemas lanzacohetes múltiples, 50 helicópteros y 100 aviones de uso militar, 68 buques de guerra y apoyo, y 7 submarinos.

La militarización rusa de Crimea es incesante. Según las proyecciones, en sólo los próximos cuatro años Rusia va a amasar más tropas alcanzando la cifra de 43.000 efectivos, 255 carros de combate, 800 vehículos blindados, 340 sistemas lanzacohetes múltiples, 150 aviones y 90 helicópteros de uso militar.

Lo más inquietante es que estas medidas que convierten la península de hecho en un portaaviones insumergible se van acompañadas con la acomodación de la infraestructura militar en Crimea para el despliegue de armas nucleares, un paso más que viola el estatus desnuclearizado de Ucrania. Estas medidas incluyen también la rehabilitación de la infraestructura de las instalaciones de almacenamiento de ojivas nucleares de la era soviética. Posibles portadores de armas nucleares, como buques de guerra, sistemas de misiles de corto alcance y aviones de combate, ya se han desplegado allí. Inevitablemente tales actividades de Rusia deterioran la seguridad en toda la comarca de los mares Negro, Azov y Mediterráneo.

Caza Su-27 ucraniano escolta a dos bombarderos B-52 de la USAF

Todos los sistemas de combate avanzados que se prueban primero en Crimea y el Mar Negro, posteriormente se proyectan, se transfieren o se usan más allá, incluso en la región del Mediterráneo y el Medio Oriente, como es el caso de Siria, por ejemplo. Con todas estas actividades que se llevan a cabo en la península y aguas adyacentes Rusia, además, socava los regímenes internacionales de verificación y control de armamento en Europa, menoscabando la seguridad y la estabilidad de Ucrania, los países vecinos y la región de Europa en general.

Mientras Crimea se convierte en una gran base militar, la administración de ocupación rusa está destruyendo el patrimonio natural y cultural de la península. Se vio afectado, en primer lugar, el estatus de protección de 40 objetos que forman parte del Fondo de Reserva Natural. Ilegalmente, éste fue asignado un grado más bajo. Como consecuencia, el territorio de la Reserva Natural de Crimea se redujo en 89,5 hectáreas, el de la Reserva Natural de las Montañas y Bosques de Yalta se redujo en 63,5 hectáreas. Durante la construcción de la carretera «Tavrida» se cortaron 110 mil árboles (incluidas especies protegidas, como pino de Crimea y enebro).

El incremento de la presencia militar rusa también conduce al cambio demográfico en la península ya que aparte de los militares, a Crimea se trasladaron unos 500.000 nacionales de Rusia, entre ellos el personal auxiliar y los familiares, así como a la carga excesiva sobre la frágil ecología de la península que es más notable en lo que se refiere al agotamiento de los recursos de agua potable.

La militarización de Crimea es omnipresente también en otras esferas de la vida. Con la ocupación de la península: se introdujo la práctica de alistar a los jóvenes nacionales de Ucrania, residentes de Crimea, al servicio militar obligatorio en el Ejército ruso e incluso destacarlos en bases militares ubicadas en el territorio de la Federación de Rusia. Hasta la fecha, unas 28.000 personas en Crimea se han visto reclutadas a pesar de que el derecho internacional humanitario prohíbe que la potencia ocupante fuerce a las personas protegidas a servir en sus fuerzas armadas o auxiliares, incluida toda presión o propaganda tendente a conseguir alistamientos voluntarios. En este contexto también es propicio recordar que los tribunales rusos llevaron a cabo los procedimientos penales, en total 163 casos, contra residentes de Crimea por evasión del servicio militar.

Asimismo, como potencia ocupante, Rusia no para de utilizar la educación para adoctrinar a los niños de Crimea con el fin de que se unan a las fuerzas militares rusas, e intensifica la propaganda de la guerra entre los menores que afecta a 200.000 niños en Crimea.

Mientras Rusia amontona en Crimea de forma acelerada el personal y equipo militar esta militarización se traduce en el deterioro de la seguridad social y económica en las regiones costeras de Ucrania, siendo éste otra dimensión y el objetivo de la agresión rusa contra Ucrania. 

Bajo el pretexto de las maniobras militares, Rusia cierra para navegación vastos espacios del Mar Negro que también afecta a la pesca y comercio internacional ya que una cuarta parte de la cuenca se declara periódicamente una arena de ejercicios de la maquinaria militar rusa.

Según estimaciones preliminares, en el período comprendido entre 2014 y 2020, debido a las restricciones rusas, las pérdidas económicas directas de las empresas ucranianas que operan en los puertos de Mariúpol y Berdyansk alcanzaron más de 6 mil millones de UAH (unos 180 M€), una cifra que no incluye pérdidas y costos adicionales relacionados con el tiempo de inactividad de barcos y la reorientación de los flujos de carga y trasbordo.

Dada la gravedad del desgaste de la seguridad en las cuencas de los mares Negro, Azov y Mediterráneo, fruto de las actuaciones de la potencia ocupante Rusia, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó tres años seguidos la resolución “Problema de la militarización de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol (Ucrania), así como partes del mar Negro y el mar de Azov”. 

Este documento que se aprueba gracias al apoyo de nuestros socios, España en particular, que apreciamos muchísimo, que no sólo refleja la actual situación en está vasta área geográfica sino también define una única medida que permite solucionar este problema – retirar las fuerzas militares rusas de Crimea y poner fin sin demora a la ocupación temporal rusa del territorio ucraniano.

Ucrania sigue siendo el objetivo principal de la campaña rusa de propaganda, desinformación y el ciberterrorismo que tienen como el fin debilitar moralmente al pueblo de Ucrania y sus Fuerzas Armadas a resistir los ataques de Rusia.

FAM ¿Como valoraría la situación general en la zona de Europa oriental y Mar Negro teniendo en cuenta los recientes acontecimientos en Siria, Armenia-Azerbaiyán y Bielorrusia?

Embajador – De hecho, su pregunta abarca una extensa geografía que incluye tres regiones – Europa del Este, el Cáucaso y el Oriente Medio.

Tanto en Europa del Este como en el Cáucaso y el Oriente Medio la situación política y militar es volátil. A pesar de las diferencias que definen las particularidades en estas zonas geográficas, hay un elemento de conexión entre ellas – la presencia de Rusia.

Para comprender lo que sucede en esta parte del mundo hay que plantear una pregunta clave: ¿es Rusia parte de la solución o es parte del problema?

Piezas ATP ucranianas

Paradójicamente, Rusia siempre se alinea con los regímenes dictatoriales y opresores. 

En Belarus, Rusia fue el único estado que reconoció un régimen que, desde el punto de vista de la comunidad internacional, carece de cualquier legitimidad. Aislado internacionalmente, tras sofocar de forma violenta las protestas pacíficas de finales de 2020, este régimen en Belarus se ha ido más lejos dando un ejemplo inédito de piratería de Estado. Una vez más, el Kremlin se solidarizó con el régimen de Lukashenko.

En el Cáucaso, Rusia libró guerra contra Georgia en 2008, de hecho ocupando dos partes de este país: Osetia del Sur y Abjazia.

Recientemente Rusia aumentó su presencia militar a consecuencia del conflicto bélico entre Armenia y Azerbaiyán. 

En síntesis, si echamos una vista atrás y analizamos los eventos de las últimas dos décadas, sacaríamos la única conclusión posible: Rusia trata a toda costa de imposibilitar la integración europea y atlántica de Ucrania, Moldova y Georgia, intenta restaurar así llamada zona de su influencia, la seguridad y soberanía de los estados siempre se ven comprometidas a consecuencia de la presencia militar rusa.

A propósito, creo que por algo la Armada y la Fuerza Aérea españolas están activamente involucradas en las medidas del patrullaje del espacio aéreo y marítimo en el flanco este de la OTAN (en países bálticos, Rumanía y Bulgaria).

Dada la gravedad de los desafíos en Europa del Este y en la cuenca del Mar Negro, frutos de la política rusa en la región, Ucrania lanzó la «Plataforma de Crimea», una iniciativa pensada para afrontar los diferentes aspectos y ramificaciones de la ocupación de Crimea que compromete de forma transversal la seguridad tanto del continente europeo como de la cuenca del Mediterráneo. Representará un espacio institucional de análisis, consultas, interacción y comunicación a diferentes niveles tanto de Estado como de expertos y académicos con el fin de trazar las estrategias y actuaciones concertadas encaminadas a prevenir las nuevas violaciones de los derechos humanos en Crimea, militarización de la península, ruptura de rutas de transporte como consecuencia de la ocupación temporal de Crimea y últimamente conseguir la desocupación de Crimea y el restablecimiento en Europa del orden en arreglo con las normas y principios del derecho internacional.

Su Cumbre constituyente se celebrará el próximo 23 de agosto en Kyiv y esperamos contar con altos mandatarios europeos, EE.UU, Canadá y de otras regiones.

FAM – Ucrania están llevando a cabo un proceso de transformación hacia una institución de defensa integrada tipo Euro-Atlántico ¿Cuáles son los objetivos de dicha transformación?

Embajador – Desde febrero de 2019 la adhesión de Ucrania a la OTAN y la UE como el objetivo estratégico de política exterior ya es una norma constitucional.

Es tanto interés de Ucrania como debe ser el interés de la Europa democrática que Ucrania se mueva hacia, y finalmente obtenga, el estatus de miembro de pleno derecho en la OTAN y la UE.

Ucrania con las fuerzas de Naciones Unidas

Si analizamos las transformaciones que acercan Ucrania a los estándares de la OTAN, los logros más notables han sido conseguidos en el ámbito de compatibilidad y interoperatividad de las Fuerzas Armadas con las de los aliados. Las FF.AA. de Ucrania técnicamente están preparadas para formar parte de la defensa integrada. También es notable el cambio en lo que se refiere al tránsito a los sistemas de armamento de conformidad con los estándares de la OTAN. Tras la agresión de Rusia, las industrias de defensa de Ucrania se esfuerzan en diseñar nuevos modernos sistemas con que paulatinamente se van dotando las tropas. Desde el punto de vista tecnológico, Ucrania tiene mucho que ofrecer en el ámbito de producción de los sistemas de misiles, proyectiles, carros de combate, protección del personal etc.

En lo político, podemos ser satisfechos con los resultados de la reciente Cumbre de la OTAN en Bruselas el 14 de junio, aunque éstos no reflejan todas nuestras expectativas.

En primer lugar, agradecemos nuestros socios de la OTAN por demostrar una vez más, y reflejar en el documento final de la Cumbre, el apoyo a la integridad territorial y soberanía de Ucrania, así como por llamar a Rusia a renunciar a concentrar su maquinaria militar en las fronteras con Ucrania y dejar de poner trabas a la navegación en el Mar Negro y el Mar Azov.

La declaración final de la Cumbre en Bruselas tampoco deja lugar a dudas que Ucrania será un miembro de la Alianza y el Plan de Adhesión va a ser una parte integrante del proceso de adhesión. Somos conscientes de que la aprobación del Plan dependerá de los éxitos de las reformas y transformaciones en Ucrania en los ámbitos de la lucha contra la corrupción, implementación del control cívico sobre el sector de defensa, reformas del poder judicial y sector de seguridad etc.

Quiero poner especial énfasis en que, según las declaraciones hechas durante las Cumbres de G7 en Cornwall y de la OTAN en Bruselas, la situación en Crimea y Donbás no es vista por el Occidente colectivo como un obstáculo para la integración de Ucrania en la Alianza. Esto manda un mensaje inequívoco al Kremlin de que las líneas rojas trazadas en Moscú en lo que se refiere a la integración de Ucrania (y Georgia también) a la OTAN son inadmisibles.

También vemos con optimismo las perspectivas en lo que se refiere a la integración a la Unión Europea. Desde el 1 de septiembre de 2017 está plenamente vigente el Tratado de Asociación entre Ucrania y la UE firmado en marzo de 2014.

Nuestros planes son ambiciosos. Nos gustaría que el programa de nuestras relaciones con la UE se centrara en cuestiones como la habilitación del Acuerdo de Asociación, la profundización del comercio con la UE mediante la eliminación de las barreras pertinentes, la convergencia sectorial y la integración gradual en el mercado interior de la UE, «industrial free», formalización y ampliación del diálogo de la «Asociación Oriental», fortalecimiento de la seguridad y ampliación de los programas y políticas de la Unión Europea en Ucrania.

Hace poco, Ucrania, Moldova y Georgia, tres de los seis países que forman parte de la Vecindad Oriental (el proyecto encaminado a fomentar la cooperación entre la UE, Este de Europa y el Cáucaso) firmaron una declaración en que expresaron sus aspiraciones de profundizar de forma más acelerada sus lazos con la UE con el objetivo de convertirse en miembros de la Unión de plenos derechos.

Quiero subrayar específicamente, que los países de este trío requieren un enfoque diferenciado, ya que a diferencia de otros países del proyecto (Belarus, Azerbaiyán y Armenia), sí que aspiran a adherirse a la Unión.

FAM – ¿Como valora la cooperación con España en materia de defensa como a nivel comercial en general?

Embajador – Nuestras ambiciones, expectativas y propuestas van mucho más allá de lo que observamos hoy en día.

Modernas formas de guerra, en muchos casos no convencionales, requieren respuestas adoptadas a las realidades de hoy, a veces asimétricas.

Tropas ucranianas en un desfile

Damos los primeros pasos en entablar un diálogo constructivo con vistas a las posibilidades de intercambiar información sobre las necesidades y capacidades de nuestras industrias de defensa.

Las industrias de defensa ucranianas experimentan un auge no visto desde el colapso de la Unión Soviética. Nuestro enfoque de cooperación cambió de Rusia a Europa. Cualquier miembro de la OTAN no sólo puede tener su cupo en el mercado de Ucrania sino también contar con nuestras experiencias.

Vemos a España como uno de los socios clave en una serie de esferas, en primer lugar, en la exploración del espacio, aviación, ciberseguridad, producción de municiones, sistemas de ingeniería y marítimos etc. España que demuestra buenos resultados en la exportación de bienes de uso militar también tiene que promover sus capacidades en Ucrania.

Esperamos que nuestros esfuerzos se plasmen en un resultado tangible para las capacidades de las FF.AA. ucraniana y española así como en cifras de exportaciones e importaciones de bienes de uso militar y de doble uso.

Creo que los contactos que mantienen nuestros militares son muy útiles para afianzar nuestra cooperación ya que dan un mejor conocimiento mutuo.

Debemos seguir participando en las maniobras y ejercicios militares que periódicamente se llevan a cabo tanto en el marco de la OTAN como a nivel regional.

También tenemos que plantear otras formas de cooperación como intercambio de visitas de los buques de las marinas o en el área de medicina militar y rehabilitación de las tropas que participaron en las operaciones de guerra.

También nos gustaría ver la expansión de la plantilla diplomática española en Ucrania que incluyese un agregado militar, naval y aéreo.

FAM – ¿y la cooperación con España a nivel comercial?

Embajador -Las relaciones comerciales entre España y Ucrania tienen un carácter estratégico. España es el primer importador europeo de cereales ucranianos, y el tercero del mundo. Además es uno de los mayores compradores de aceite vegetal de Ucrania. España ocupa el sexto lugar entre los países con mayores exportaciones comunitarias a Ucrania y el segundo entre los importadores europeos.

Las inversiones directas españolas en Ucrania, según las cifras más recientes, rondan unos 76,8 M$, sin tener en cuenta aquellas realizadas a través de terceros países. Los sectores de mayor atractivo para los inversores españoles hasta el momento han sido la siderurgia, transformados de madera, construcción e infraestructura, servicios (telecomunicaciones, software empresarial, inmobiliario, actividades comerciales), servicios médicos y comercio textil. 

Los gobiernos de dos países exploran vías y adoptan medidas encaminadas a fomentar la cooperación económica bilateral. El pasado 10 de septiembre fueron firmados varios acuerdos de cooperación con instituciones españolas en el marco de la visita oficial del Ministro de Exteriores ucraniano a España. Entre ellos están el Convenio para evitar la doble imposición entre Ucrania y España, que añadirá otro país más a la lista de estados con los que España tiene firmado este tipo de acuerdos, que afecta a los impuestos sobre las rentas y ayuda a prevenir la elusión y evasión fiscales, y el Acuerdo de cooperación y asistencia mutua en materia aduanera que facilita una cooperación más estrecha e intercambio de información entre las aduanas de los dos países. Estos acuerdos tienen que ser ratificados y entrar en vigor en futuro próximo complementando vigente Acuerdo sobre Cooperación Económica e Industrial entre el Reino de España y Ucrania.

A pesar de lo mencionado las relaciones comerciales bilaterales entre España y Ucrania todavía están muy por debajo de potencial de nuestras economías. Sobre todo, en ámbito de cooperación de alta tecnología, y en particular en el sector de la producción de bienes y servicios de uso militar. Los ámbitos posibles para el desarrollo de la cooperación podrían ser: establecimiento de empresas conjuntas con la participación de desarrollos en la industria de defensa de España, la producción de componentes de productos militares en instalaciones ucranianas para las necesidades del Ministerio de Defensa de España, la participación de las oficinas de diseño ucranianas en proyectos conjuntos, así como la compra de equipos y sistemas de producción militar española e inversión en la modernización de la industria de defensa ucraniana. FAM

Para saber mas 👉